Embedded Reading

Simplify, Scaffold, Succeed!!

Archive for the day “September 24, 2012”

Mia y el Paquete Spanish reading

This is the story used here:

Mía y el Paquete #1

Mía vivía en una casa grande.   Su casa tenía un baño en el piso abajo y un baño arriba.

Un día, Mía estaba en su baño cuando oyó el timbre.

Mía gritó pero nadie respondió.

El hombre a  la puerta salió con el paquete.

Era un regalo de Papá Noel.

Papá Noel decidió llamar a Mía.

Mía quería el regalo.

El hombre regresó a la casa de Mía con el regalo.

Era un paquete grande y pesado.

Lo puso en el suelo.

Mía y el Paquete #2

Mía vivía en una casa bastante grande.  Su casa tenía un baño en el piso abajo y un baño arriba.

Un día, Mía estaba en su baño  cuando oyó el timbre.  Lo tocó cuatro veces @@@,@@@,@@@,@@@.

Un hombre, que se llamaba Dante, estaba a la puerta.

Mía gritó, ¿Quién es?, pero Dante no respondió.  No la oyó.

Dante salió con el paquete.

El paquete era un regalo de Papá Noel.

Papá Noel decidió llamar a Mía.

Mía quería el regalo de Papó Noel.

Dante regresó a la casa de Mía y tocó el timbre.

Mía abrió la puerta.

Dante no le dio el paquete a Mía.

Era un paquete muy grande y muy pesado.

Lo puso en el suelo.

Mía y el Paquete #3

 

Mía vivía en una casa grande, no una mansión, pero bastante grande.  Su casa tenía un baño en el piso abajo y un baño arriba.

Un día, Mía estaba en su baño mirándose a la reflección en el espejo, cuando oyó el timbre.  Lo tocó cuatro veces rápidamente:  @@@,@@@,@@@,@@@.

Un hombre, que se llamaba Dante, estaba a la puerta.  Dante trabajaba entregando paquetes.

Mía, todavía  mirándose, gritó, ¿Quién es?, pero Dante no respondió.  No la oyó.  Por eso, Dante salió con el paquete.

El paquete era un regalo de Papá Noel, así que Dante lo llevó al Polo del Norte.  Papá Noel no podía creer que Mía no quería su regalo, y así que decidió llamar a Mía.

Mía, todavía mirándose en el espejo, contestó el teléfono y habló con Papá Noel.  Mía quería el regalo de Papá Noel.  ¡Sí!  Quería Mía el regalo.

Por supuesto, Dante regresó a la casa de Mía con el paquete y tocó el timbre de nuevo.  De nuevo, tocó el timbre cuatro veces rápidamente.

Esta vez, Mía lo oyó y salió del baño y de su reflección.  Mía bajó las escaleras y abrió la puerta.

Dante entró en la casa, pero no le dio el paquete a Mía.  Era un paquete muy grandísimo y pesadísimo.

Lo puso en el suelo….con mucha fuerza.

 

All content of this website © Embedded Reading 2012-2014 or original authors.  Unauthorized use or distribution of materials without express and written consent of the owners/authors is strictly prohibited.   Examples and  links may be used as long as clear and direct reference to the site and original authors is clearly established.

Post Navigation